Un Día de Furia (1993)

Un Día de Furia (1993)

 

En los límites de la vida moderna.

Joel Schumacher introduce el dedo en la llaga y lo retuerce dentro de ella durante toda la duración de la que posiblemente sea su mejor película, con permiso de “Jóvenes Ocultos”. La premisa es clara: la vida moderna es un coñazo, el curro una mierda, las relaciones de pareja insoportables, las grandes ciudades son auténticas junglas y la mayoría de la gente parece estar a punto de reventar.

El arranque de la película es la representación más clara y visual de lo que supone el estrés moderno; una autopista colapsada, un calor infernal y Michael Douglas (D-Fens) tratando de soportar un nuevo día en una vida plagada de problemas laborales y familiares. La tensión va en aumento y, de repente, todo estalla. Se inicia entonces un periplo urbano que le llevará a tiendas exóticas y calles sin ley, mientras se topa con un variopinto elenco de personajes que irán arrojando más leña al fuego.

Los restos de esta espiral de violencia llaman la atención del personaje interpretado por Robert Duvall; veterano policía, a punto de jubilarse, que arrastra tantos o más problemas que el protagonista, pero que tiene un enfoque de la situación totalmente opuesto al de “D-Fens”. La construcción de ambos personajes es el mejor activo de una de las películas más destacadas de los noventa.

Manu Castro (8/10)
@ManuCastroLSO
(30-07-2006)

 

• Lo mejor: El sólo quería desayunar… Michael Douglas y Robert Duvall, soberbios.
• Lo peor: La vida moderna, por supuesto.

 

Un Día de Furia (1993)

 

Título Original: Falling Down | Género: Acción / Drama / Thriller | Nacionalidad: Francia / USA | Director: Joel Schumacher | Actores: Michael Douglas, Robert Duvall, Barbara Hershey | Productor: Timothy Harris, Arnold Kopelson, Herschel Weingrod | Guión: Ebbe Roe Smith | Fotografía: Andrzej Bartkowiak | Música: James Newton Howard | Montaje: Paul Hirsch

 

Sinopsis: Los Ángeles: en la mañana del día más caluroso del año, las autopistas están colapsadas. Soportar la terrible presión de las grandes ciudades puede provocar la ira de cualquier ciudadano. Pero Bill Foster está dispuesto a vengarse. Foster sólo intenta regresar a casa, pero en vez de eso se dirige hacia una pesadilla urbana. El ganador de un premio de la Academia, Michael Douglas, interpreta a Foster, un hombre ordinario en guerra con las frustraciones de cada día. El ganador del Oscar, Robert Duvall, interpreta al inteligente oficial del departamento de policía de Los Ángeles, obsesionado con detener los actos violentos de Foster provocados por su creciente agresividad. “Un Día de Furia” es un intenso thriller que refleja una sociedad injusta con una incisiva mirada a la vida de nuestros días y el precio que nos impone, a la vez que cuestiona: ¿estamos al borde del derrumbamiento de nuestro mundo?

 

 

 

 

 

 

Un Día de Furia (1993)