Silent Hill: Revelation 3D (2012)

Silent Hill: Revelation 3D (2012)

 

De vuelta al infierno de ceniza y niebla.

Christophe Gans había dejado el listón muy alto con su versión de “Silent Hill”, en mi opinión una de las mejores adaptaciones de un videojuego a la gran pantalla, y era difícil que está secuela, que arrastra un evidente complejo de inferioridad, pudiera aspirar siquiera a igualar a la cinta de 2006. De todas formas, la mitología de esta saga es lo suficientemente potente como para atraer al seguidor menos exigente hasta cualquier producto mínimamente relacionado con el pueblo de la niebla perpetua. Si uno tiene ganas de regresar a “Silent Hill”, “Revelation” es una manera no demasiado indigna de hacerlo. Michael J. Basset toma prestado el argumento del “Silent Hill 3” (se echa de menos el buen hacer de Roger Avary en el guión) para efectuar lo que parece un ejercicio poco disimulado de reciclaje de elementos descartados del film anterior. La sensación de producto destinado al mercado doméstico es pronunciada y duradera.

Silent Hill: Revelation 3D” es escrupulosamente fiel a la historia del juego, sí, pero su puesta en escena adolece de cierta desidia, una desgana que afecta al ritmo, al suspense y al casi nulo componente de terror. Spoilers. El periplo que Heather (Adelaide Clemens) realiza hasta llegar al pueblo es torpe y soso; una tediosa sucesión de escenas extraídas del videojuego incapaces de atrapar nuestro interesas. Basset es incapaz incluso de sacarle partido a la atmósfera asfixiante que caracteriza a esta serie. Tan sólo la magnífica partitura de Akira Yamaoka aguanta el tipo en esta producción que roza el despropósito en algunos momentos (la secuencia de los maniquíes es puro popo; el cameo de Malcom McDowel, también) y lo absurdo en otros (Pyramid Head en plan aliado de Heather…) El final se salta las formas y pasa de mantener la coherencia respecto a la trama original.

Sin animo de machacar demasiado a esta película, saco a pasear mi lado fanboy y reivindico algunas notas positivas de una producción que al menos respeta (bastante) a la saga de la que se nutre –hace poco he visto “Resident Evil: Venganza” y sigo traumatizado–. Al menos visitamos el Brookhaven Hospital, el centro comercial, el parque de atracciones… Se nos aparecen los siniestros conejos de peluches, el medallón (el sello es un macguffin facilón, lo reconozco), nos tropezamos con Claudia Wolf (Carrie Anne Moss), Leonard Wolf (el citado con anterioridad Malcom McDowel) y Vincent (Kit Harington). Michael J. Basset se reserva para el epílogo un par de simpáticos guiños a los jugadores: Sean Bean se adentra en la niebla para recuperar a su amada, (Radha Mitchell), rememorando el argumento del “Silent Hill 2” y, al salir del pueblo, Heather y Vincent se suben al camión de Travis Grady, el protagonista de “Silent Hill Origins”.

Manu Castro (4/10)
@ManuCastroLSO
(26-10-2012)

 

• Lo mejor: Su fidelidad al “Silent Hill 3”. Akira Yamaoka.
• Lo peor: Desaprovecha la atmósfera y el suspense. Alessa tiene poca (casi nula) presencia. La pelea final no encaja ni a mamporros.

 

shl1

 

Silent Hill: Revelation 3D (2012)

 

Título Original: Silent Hill: Revelation 3D | Género: Thriller / Terror | Nacionalidad: USA / Francia | Director: Michael J. Bassett | Actores: Sean Bean, Radha Mitchell, Carrie-Anne Moss | Productor: Don Carmody, Hartley Gorenstein, Samuel Hadida | Guión: Michael J. Bassett | Fotografía: Maxime Alexandre | Música: Jeff Danna, Akira Yamaoka | Montaje: Michele Conroy

 

Sinopsis: Heather Mason es una chica que, en vísperas de su decimoctavo cumpleaños, se verá asolada por terribles pesadillas, mientras investiga la desaparición de su padre. Sus terribles sueños la conducirán hasta la ciudad de la niebla eterna, donde acabará descubriendo el misterio de Silent Hill.

 

 

 

 

 

 

Silent Hill: Revelation 3D (2012)