Deadpool (2016)

Deadpool (2016)

 

Verborrea con puntería.

Tenía toda la razón Peter Griffin cuando le partía la cara a Jimmy Fallon, mientras recriminaba sus risas constantes y la predilección del cómico por mirar y hablar a cámara durante todos sus sketches; un privilegio que, desde luego, no se había ganado como presentador del “Saturday Night Live” de “Padre de Familia“. Con la innegable sinceridad del que ya poco tiene que perder, “Deadpool” arranca con unos títulos de crédito que presentan, de manera divertida y peculiar, al equipo artístico de una película dirigida por “algún gilipollas”. Punto para Tim Miller y, sobretodo, para el empeño personal de un tipo (Ryan Reynolds) que se ha ganado el derecho a mirar directamente a la cámara, para dirigirse a una audiencia de decidida inclinación por el humor retard, mientras sus enemigos le agujerean el ojete a balazos. Lo de “Linterna Verde” queda olvidado.

El objetivo principal de “Deadpool” (a pesar de su trama simplona, donde la venganza ejerce de conductor poco efectivo de la acción) es destrozar la cuarta pared a ritmo de gag chabacano e irreverente; conectar con el público exprimiendo un arsenal de referencias cinéfilas (poscréditos Buellerianos incluidos), mientras construye una meritoria alabanza (carente de pudor alguno) al humor zafio, escatológico y sexual de toda clase y condición. Un carrusel que enlaza bromas sobre pederastas, recados a Lobezno y más gore del que cabría esperar. Pero no son los chistes de pedos la parte más interesante de la propuesta. Lo sabroso, la chimichanga picante, se la reserva para darle un bofetón en todos los morros al saturado mundillo de los superhéroes cinematográficos. Caña a los X-Men de Charles Xavier, recados para unos cuantos sujetos de la industria del cine y repaso a enemigos y aliados; a Ryan Reynolds no se le agota ni el carisma ni las balas a la hora de repartir “justa venganza”. Encima se reserva la última bala para él mismo, después de una recua de fracasos en taquilla y, sobretodo, tras el decepcionante primer acercamiento al antihéroe de la Marvel en “X-Men Orígenes: Lobezno“. Chapó.

Manu Castro (7/10)
@ManuCastroLSO
(20-02-2016)

 

• Lo mejor: Ryan Reynolds y su faceta melómana. La colección de referencias cinéfilas.
• Lo peor: Las escenas de acción metidas con calzador.

 

 

Deadpool (2016)

 

Título Original: Deadpool | Género: Acción / Aventuras / Comedia | Nacionalidad: USA / Canadá | Director: Tim Miller | Actores: Ryan Reynolds, Morena Baccarin, T.J. Miller | Productor: Simon Kinberg, Ryan Reynolds, Lauren Shuler Donner | Guión: Rhett Reese, Paul Wernick, Fabian Nicieza | Fotografía: Ken Seng | Música: Junkie XL | Montaje: Julian Clarke

 

Sinopsis: Basada en el antihéroe más carismático de los cómics de Marvel, “Deadpool” relata la historia de Wade Wilson, un antiguo operativo de las fuerzas especiales convertido en mercenario. Tras ser el sujeto de un experimento que le otorga el poder de curación acelerada, adopta el alter ego de Deadpool. Armado con sus nuevas habilidades y un retorcido sentido del humor, Deadpool se propone dar caza al hombre que casi destruye su vida.

 

 

Deadpool (2016)