El Diario de los Muertos (2007)

 

Deja de grabar, imbécil.

No hay duda de que la cámara en mano está de moda. Tras “REC“, y coincidiendo con el estreno de “Monstruoso“, llega otro found footage, “El Diario de los Muertos“. Ahora son unos pardillos universitarios los encargados de filmar el fin del mundo; en este caso un escenario apocalíptico plagado de muertos vivientes. Pero ojo, que no se trata de una cinta cualquiera. Esto es una peli de zombies dirigida por George A. Romero, nada menos. El padre del zombi moderno (“La Noche de los Muertos Vivientes“), responsable de algunos de los títulos más emblemáticos del subgénero (“El Día de los Muertos“, “La Tierra de los Muertos Vivientes“) y director de la mejor película de muertos vivientes jamás realizada, “Zombi” (Dawn of the Dead), regresa a casa. Menudo currículo el suyo para afrontar un nuevo film sobre no muertos. Y ahí está la clave del desencanto que me embarga, porque, muy a pesar mío, este diario de los muertos es un film horroroso (y no por su capacidad para aterrar a la audiencia).

Puedo decir, sin reparo alguno, que no me ha gustado nada. Es más, me ha parecido mala, posiblemente la peor película de la filmografía de Romero. Aún sigo sorprendido por la baja calidad de casi todos los elementos de la cinta. Las mediocres actuaciones, el inexplicable y prescindible uso de la cámara en mano, la absurda progresión de secuencias inconexas y el ridículo argumento, todos ellos elementos que sabotean por completo la propuesta. Decepción total tras su visionado. Ni la falta de medios puede suponer un atenuante ante semejante fiasco. La trama resulta simplona, roza el absurdo en no pocas ocasiones y no engancha en ningún momento. La alborotada sucesión de escenas, incluidas las supuestamente cómicas (el momento amish se lleva la palma), nos deja fuera de lugar constantemente. Para rematar la faena, las evidentes limitaciones del elenco de actores acentúan el bajo nivel artístico de toda la producción.

Seguimos para bingo, porque las continuas reflexiones de la protagonista principal aburren a las piedras y resultan pedantes e insultanciales. La chavala no para de soltar perlas filosóficas durante todo el metraje. Olvidaos de encontrar una mínima reminiscencia de la crítica social y el tono subversivo de anteriores obras de Romero entre tanta cháchara inútil. No hallaréis nada de eso más allá de la explicación del inicio del brote, que implica a unos inmigrantes ilegales (el propio George ilustra la situación con un cameo como policía), el momento black power o la presencia de un grupo de militares de mierda. Prosigue la verborrea de Debra mientras el resto de personajes, alumnos de una escuela de cine de Pensilvania, no paran de filmar en ningún momento, aunque los zombies se los coman vivos. La parte final, que tiene lugar en una fastuosa mansión, se transforma en una especie de comedia chunga que completa el despropósito. El film termina con el habitual recado para los gañanes yankis.

Manu Castro (3/10)
@ManuCastroLSO
(16-08-2008)

 

• Lo mejor: El zombi del ácido.
• Lo peor: El resto.

 

zoml1 

 

 

Título Original: Diary of the Dead | Género: Terror | Nacionalidad: USA | Director: George A. Romero | Actores: Michelle Morgan, Joshua Close, Shawn Roberts | Productor: Sam Englebardt, Peter Grunwald, Art Spigel | Guión: George A. Romero | Fotografía: – | Música: Kurgan Merrick | Montaje: Michael Doherty

 

Sinopsis: Jason Creed y un pequeño equipo de una escuela de cine se encuentran en los bosques de Pensilvania realizando sin financiación una película de terror. Es entonces cuando se dan cuenta de que la muerte ha empezado a recobrar vida. Conducidos por la novia de Jason, Debra, los aterrados jóvenes realizadores se van a la ciudad de Winnebago para intentar volver al único lugar seguro que conocen: sus hogares. Pero no hay escapatoria para la crisis, ya no queda ningún hogar real para ellos. Todo de lo que dependen, todo lo que quieren, se ha quebrado por una plaga de muertos vivientes que comienza a extenderse.