Fallout 4 (2015)

Fallout 4 (2015)

 

200 años no son nada.

Ya han pasado un puñado de años desde que Interplay lanzara al mercado, allá por 1997, aquella enrevesada maravilla rolera titulada “Fallout“, tiempo suficiente para analizar, con cierta perspectiva, la deriva de la saga. Su secuela, “Fallout 2” (comercializada en 1998), expandía la historia original, introduciendo en la trama toda la complejidad de las facciones que pugnaban por controlar el nuevo orden surgido de las cenizas radioactivas. Estas dos entregas establecieron las bases estéticas (retro futuristas) y narrativas de una serie inspirada en los idealizados y atómicos años 50 estadounidenses. Cuando el proyecto Van Buren (el malogrado “Fallout 3” de Black Isle Studios e Interplay) se fue al garete, muchos jugadores pensaron que estas aventuras postapocalípticas habían llegado a su fin. Fue entonces cuando Bethesda, a través de ZeniMax Media, se hizo con la licencia para el desarrollo de una tercera entrega basada en el sistema de juego de su popular saga “The Elder Scrolls“. Más tarde, con Bethesda ocupada en el diseño de “Skyrim“, Obsidian Entertainment se puso al frente de “Fallout: New Vegas“, recuperando parte del espíritu “Van Buren”. Ahora, cinco años después de visitar el Mojave, llega este esperado “Fallout 4“.

El morador del refugio, ese extraño ser que, de vez en cuando, abandona, obligado o por voluntad propia, la seguridad de las instalaciones subterráneas construidas para preservar la vida humana tras la hecatombe atómica. De nuevo nos ponemos en la piel de un sujeto que tendrá que enfrentarse al shock que supone sacar la cabeza del subsuelo, para contemplar todo el horror (y la extraña belleza) del yermo radioactivo. Aunque como novedad, en este nuevo “Fallout” podremos experimentar brevemente los placeres y las comodidades del idílico estilo de vida norteamericano del año 2077, unas horas antes de que caigan las bombas. La introducción del juego nos lleva en volandas al interior del refugio 111, donde un equipo científico nos dejará en estásis criogénica. Tras una siesta de más de doscientos años, alguien nos despierta. Se produce una tragedia, un crimen, y es entonces cuando tendremos que salir al mundo exterior en busca de nuestro hijo pequeño que ha sido secuestrado.

De nuevo una búsqueda, pero algo diferente. Los que recordamos con cariño la intrincada trama de “Fallout 3“, con sus cientos de ramificaciones, los secretos del Proyecto Pureza, el Enclave, la Hermandad del Acero… o la enrevesada guerra de facciones de “Fallout: New Vegas“, con un argumento en el que cada decisión suponía un cambio en el statu quo del juego, echamos en falta la profundidad narrativa de las entregas precedentes. Aquellos diálogos extensos, divertidos, con carácter, han desaparecido casi por completo. Ahora podremos escoger entre cuatro escuelas opciones de respuesta, a cada cual más sosa. El carisma de los personajes también se ha visto seriamente resentido; apenas un puñado de sujetos (de los centenares que pululan por el juego) merecen el adjetivo de interesantes. La historia es plana, lineal y, por momentos, realmente tediosa. Ni tan siquiera el misterio entorno al Instituto, consigue mantener cierto grado de suspense.

Bethesda también ha optado por simplificar el proceso de creación del personaje, reduciendo el componente rol a la mínima expresión. De entrada asignamos veintiún puntos entre los siete atributos principales que conforman el sistema S.P.E.C.I.A.L (Fuerza, Percepción, Resistencia, Carisma, Inteligencia, Agilidad y Suerte). Podemos seccionar un extra (dentro de una gran variedad) cada vez que ascendemos de nivel, pero no esperéis marcadores de karma o que determinadas acciones nos condicionen de una u otra manera. Sólo podemos acumular perks y habilidades, todos ellos aglutinados en un mismo árbol de mejoras. También hay ciertas indumentarias, revistas y cabezones que nos ayudarán a potenciar nuestros atributos.

En cuanto al sistema de juego, “Fallout 4” se decanta por el combate FPS, a pesar de la mejora en el modo VATS, que ahora se presenta en un dinámico Bullet Time con daños zonales. Desde las primeras misiones, nos damos cuenta de que aquí lo realmente importante es matar a toda clase de criaturas y enemigos. Cincuenta tipos de armas, y cientos de modificaciones, para acabar hasta los mismísimos gatillos de aniquilar todo lo que camine, nade o vuele por los alrededores de Boston. Y la variedad de enemigos no se queda atrás. A los bandidos, carroñeros, mercenarios y supermutantes de toda la vida se une la fauna del yermo en su máxima expresión: insectos, perros, escorpiones gigantes, sanguinarios, necrófagos salvajes… En todas las misiones nos veremos hostigados por decenas de adversarios, eso cuando no tengamos que ir directamente en su busca para defender los malditos asentamientos; nunca antes nada tan repetitivo y cargante como las misiones secundarias de los Minutemen.

Yo de mayor quiero ser basurero (o chatarrero). Aquí si se han puesto las pilas los amigo de Bethesda. El afán por recolectar cada pequeño tornillo que encontremos en nuestras pesquisas es total, y se acrecienta sobremanera con la posibilidad de crear asentamientos. Cualquier cosa puede ser convertida en materiales esenciales como goma, acero, hierro, aluminio, pegamento, madera, circuitos, engranajes y otros muchos componentes. Con ellos podemos construir casi cualquier cosa que se nos antoje: estructuras de metal o madera, suelos, paredes, tejados, barricadas y torretas defensivas, muebles, camas, sillas, cuadros, generadores, bombillas, bombas de agua, cultivos. Todo lo necesario para cubrir las necesidades de energía, comida, agua y seguridad de los asentamientos que iremos estableciendo a lo largo y ancho del yermo. Algo parecido sucede con la posibilidad de confeccionar y mejorar nuestras armaduras; todo es útil para mejorar nuestro equipo.

La Commonwealth de Massachussets, la parte fuerte del juego. Sin lugar a dudas el elemento más destacado del juego lo encontramos en el diseño de todo el mapeado, denso y enorme. La variedad de entornos es abrumadora. Las afueras de Boston incluyen pequeños pueblos, zonas rurales, una franja costera impresionante, el mar radiante… Cientos de lugares con todo el encanto de las ruinas nucleares. Podemos pasar (muchas) horas simplemente paseando por el mapa, atravesando el centro de una ciudad confeccionada a una escala que nos sobrecoge desde el primer minuto. Gráficamente “Fallout 4” responde de manera correcta, sin demasiados alardes técnicos más allá de un impecable sistema climatológico y un gran trabajo de iluminación, capaz de crear una ambientación y una atmósfera que nos atrapa por completo. Tampoco nos libramos esta vez de ciertos bugs y alguna que otra ralentización.

Fallout 4” cumple como destacado FPS, sacrificando mucho del componente RPG de la saga por el camino. Nos presenta un mundo abierto impresionante y cautivador, pero lo hace a través de una trama simplona, donde las misiones, tanto las principales como las secundarias, se agolpan en nuestro pipboy repetitivas, ahogadas bajo el esquema “ve allí, coge eso, mata a aquél”. Las conversaciones han quedado minimizadas a meros trámites en los que apenas tenemos que interactuar. Al final, la aventura prácticamente se reduce a visitar lugares. Bethesda trata se suplir todas estas carencias con las miles de posibilidades que permiten las modificaciones de armas, armaduras y asentamientos, pero siempre nos queda la sensación de haber recorrido trayectos más divertidos en los juegos anteriores. Yo por mi parte hecho mucho de menos a Three Dog y su Radio Galaxia.

Manu Castro (8/10)
@ManuCastroLSO
(26-02-2016)

 

• Lo mejor: La Commonwealth de Massachussets, completamente cautivadora.
• Lo peor: Prácticamente no tiene nada en común con la esencia de los dos primeros “Fallout“.

 

Fallout 4 (2015)

 

Título Original: Fallout 4 | Género: Acción / Aventuras / Ciencia Ficción | Nacionalidad: USA | Director: Todd Howard | Actores: Brian T. Delaney, Courtenay Taylor, Stephen Russell | Productor: Angela Browder, Kevin Kauffman, Nathan McDyer | Guión: Emil Pagliarulo | Música: Lynda Carter, John Jarvis, Kerry Marx, Inon Zur | Plataforma: PlayStation4, Xbox One, PC | Desarrollador: Bethesda Game Studios

 

Sinopsis: “Fallout 4” es la cuarta entrega de la postapocalíptica saga de mundo abierto de Bethesda Game Studios, el galardonado creador de “Fallout 3” y “The Elder Scrolls V: Skyrim“. El título es un sandbox de acción y rol con cientos de horas de juego que nos convierte en la única persona con vida en el Refugio 111, en un mundo devastado por la guerra nuclear. Cada segundo es una lucha por la supervivencia y cada decisión es importante, siendo nuestra misión iniciar la reconstrucción del yermo y decidir su futuro.

Enorme libertad de acción, cientos de ubicaciones, personajes y misiones, la posibilidad de crear cualquier tipo de protagonista con el sistema de personajes S.P.E.C.I.A.L., construir miles de objetos, crear y gestionar asentamientos, intensos combates en primera o tercera persona que pueden ralentizarse con el sistema dinámico de tiro asistido de Vault-Tec (V.A.T.S.), el regreso de Albóndiga, nuestro fiel compañero canino y mucho, mucho rol, son las credenciales de “Fallout 4“.

 

 

Fallout 4 (2015)