Galaxia Prohibida (1982)

Galaxia Prohibida (1982)

 

¿Qué tal una sauna antes de morir?

Sin demasiado datos, aparecemos a bordo de una nave interestelar de travesía por las estrellas. Un androide despierta a su único tripulante, que descansa en estado de hibernación. Tras salir airosos de un (aleatorio y confuso) combate contra tres naves enemigas, el robot de diseño penoso y el soldado chulito, reciben la orden de acudir a unas instalaciones científicas situadas en un remoto e inhóspito planeta. Una vez allí, el variopinto comité de bienvenida (que incluye un par de “mad doctors”, dos científicas ligeras de ropa y varios técnicos de apoyo) les pone en antecedentes: un experimento genético ha salido mal, provocando varias muertes y la aparición de un extraño ser mutante. Spoiler alert!

Producción de Roger Corman de presupuesto exangüe; serie B, tirando a Z, que no pasa de la copia poco elaborada (o directamente bochornosa) de los preceptos de “Alien, el Octavo Pasajero“. Aventura terrorífica con criatura homicida, engendrada en las entrañas de un ser humano, que se pasea a sus anchas por los intrincados pasillos de un complejo espacial. ¿Os suena, no? Los personajes de la trama van desde los netamente imbéciles a los abiertamente tontos-del-culo; carroña para que el engendro disfrute matando. El soldado protagonista aterriza en la base sin órdenes concretas y, para colmo, nada más llegar apaga a su colega robótico, que parece mucho más sensato que él. Así pues, finiquita su primer día en el planeta manteniendo relaciones sexuales con ambas científicas. El abuso de morfina hace estragos entre los dos responsable científicos del laboratorio. El primero de ellos, responsable de la creación de tan aberrante ser, evitará a toda costa su destrucción; el segundo le da al tabaco cosa sería para calmar la tos que le acompaña en todo momento. El resto del equipo lo completan el tipo de seguridad que se duerme mirando las pantallas de observación, el de mantenimiento y otro que carece de descripción de puesto.

Me imagino a Allan Holzman en el despacho de Corman exponiendo algo parecido a esto: Roger, creo que podemos mejorar “La Cosa” de John Carpenter. ¿Cómo? Le preguntarían. Pues con tetas, respondería él. “Galaxia Prohibida” (“Forbidden World” o “Mutant”, como también es conocida) recurre al erotismo de garrafón para rellenar esos ratitos de tedio entre muerte y muerte. ¿Han liquidado a tu novio devorándole vivo? Tranquila, te despelotas un rato en la sauna, y adiós preocupaciones. Que la criatura muta y amenaza toda la instalación, pues nada mejor que quedar en la ducha con una amiga para lavaros el pelo, desnudas… Sin olvidar el minibatín y los zapatos de plástico transparente para las huidas más complicadas. Exigencias de un guión lisérgico que invita a soñar, el mismo en el que Tim Curnen escribió que sólo se puede destruir a la bestia obligándola a ingerir el tejido tumoral extraído del doctor que fumaba tabaco negro para respirar mejor.

Manu Castro (3/10)
@ManuCastroLSO
(02-02-2016)

 

• Lo mejor: El diseño de las instalaciones, entre cutre y simpático.
• Lo peor: Los ataques y las muertes. No hay ninguna medianamente pasable.

 

Galaxia Prohibida (1982)

 

Título Original: Forbidden World | Género: Terror / Ciencia Ficción | Nacionalidad: USA | Director: Allan Holzman | Actores: Jesse Vint, Dawn Dunlap, June Chadwick | Productor: Roger Corman, Mary Ann Fisher | Guión: Tim Curnen, Jim Wynorski, R.J. Robertson | Fotografía: Tim Suhrstedt | Música: Susan Justin | Montaje: Allan Holzman, Martin Nicholson

 

Sinopsis: Un equipo de investigadores expertos en bioingeniería genética son destinados a una misión en el confín del universo, sólo saben que en ese lugar hay extrañas formas de vida. Allí serán amenazados por la misma forma de vida que crearon en un experimento genético.

 

 

Galaxia Prohibida (1982)