Mad Max (2015)

Mad Max (2015)

 

Era difícil saber quién estaba más loco.

En algún momento entre “Mad Max: Más Allá de la Cúpula del Trueno” y “Mad Max: Furia en la Carretera“, se sitúa esta aventura interactiva; meritorio sandbox ambientado en el futuro posapocalíptico ideado por George Miller a finales de los setenta. Circulando por el yermo, al volante de su potente Interceptor V8, Max se topa con un convoy de saqueadores comandado por el caudillo Scabrous Scrotus –bestia parda que gobierna con sadismo una vasta extensión de tierra desde su ardiente trono situado en la Ciudad de la Gasolina–. Tras el sangriento combate, en el que Scrotus acaba con una motosierra incrustada en el cráneo, aquellos candorosos seres dan por muerto a Max y lo abandonan a su suerte. Moribundo en medio de la nada, caminando sin rumbo, el guerrero de la carretera tiene la fortuna de dar con Chumbucket, un jorobado “dedosnegros” experto en mecánica de combustión interna. Max se fija como objetivo prioritario recuperar su mítico vehículo, con el que pretende surcar las míticas “Llanuras del Silencio”. Junto a su nuevo y charlatán aliado construirá una potente máquina conocida como Magnum Opus; un coche completamente personalizable para afrontar con garantías esta aventura de venganza.

El páramo a tus pies. Avalanche Studios y Warner Bros. Interactive Entertainment ponen a nuestra disposición un enorme mapa repleto de misiones y actividades. Encaramos este juego de acción en tercera persona recorriendo un impactante mundo abierto, de diseño cautivador y más dinámico de lo que parece en un primer momento. Tras perder nuestro medio de transporte, comienza un rastreo que nos conducirá hasta el campamento de Chumbucket. Aquí arranca la trama principal, una sucesión de misiones cuyo interés se van desvaneciendo como la arena en el viento. Nuestro objetivo es llegar a la Ciudad de la Gasolina. Para ello tendremos que mejorar el Magnum Opus, así como nuestras habilidades (gracias a un extraño sujeto llamado Griffa), equipo, arsenal y tácticas de combate. La forma de conseguirlo es sencilla y divertida, al menos en un primer momento. Toca limpiar el mapa de asentamientos enemigos, espantapájaros –estructuras de metal que indican la presencia de Scrotus–, francotiradores y campos de minas. Por el camino también nos topamos con carreras y abundantes lugares de saqueo (fuente inagotable de chatarra); estas piezas de metal nos permiten comprar un buen número de mejoras. Distribuidas por Wasteland existen cuatro fortalezas aliadas; en estos lugares –que podemos optimizar añadiendo equipamiento extra– nos encomendarán un puñado de misiones secundarias. Unos globos aerostáticos, situados en puntos estratégicos, permiten observar el entorno con detalle, localizar posiciones enemigas y emplazamientos de interés especial.

Una vez adaptados a la mecánica de juego, probada ya cada actividad del páramo, la experiencia se torna simplona y repetitiva –es este un mal endémico de todo sandbox–. Tampoco ayuda el escaso atractivo de la historia principal, un argumento raquítico que sirve de excusa (chunga) para llevarnos de aquí para allá en todo momento. Entonces, ¿por qué vagar durante horas por este mundo desolado? Bueno, la parte más destacada del juego la encontramos precisamente en los viajes en coche por sus apocalípticos parajes, todos ellos verdaderamente deslumbrantes. El sistema de combate, sencillo, brutal y directo, es otro punto positivo de la propuesta, como lo son las posibilidades a la hora de mejorar coche, equipo y personaje. La sorpresa más impactante llega en forma de atronadoras tormentas de arena que envuelven la pantalla de manera espectacular y nos obligan a buscar refugio. En compendio, “Mad Max” repite los errores habituales en el género sandbox, orquesta una trama ramplona y acaba por resultar repetitivo hasta el hartazgo. Aun así, suple tal recua de defectos con una jugabilidad amena y las posibilidades de un vasto paraje, marco ideal para exprimir el motor turboalimentado de nuestra “gran obra” de cuatro ruedas.

Manu Castro (7/10)
@ManuCastroLSO
(14-09-2016)

 

• Lo mejor: Es todo un espectáculo viajar por este mundo de violencia, arena y colosales tormentas.
• Lo peor: Alcanzado el ecuador de la aventura, el juego se torna un poco repetitivo.

 

Mad Max (2015)

 

Título Original: Mad Max | Género: Acción / Aventuras / Ciencia Ficción | Nacionalidad: USA / Suecia | Director: Frank Rooke, Neil Huxley | Actores: Orion Acaba, Laura Bailey, Adrienne Barbeau | Productor: John Fuller | Guión: Riley Adams, Odd Ahlgren | Música: Mats Lundgren | Plataforma: PlayStation4, Xbox One, PC | Desarrollador: Avalanche Studios, Warner Bros. Interactive Entertainment

 

Sinopsis: En el páramo reina el sálvese quien pueda. Metido en la piel de Mad Max, un héroe reacio a serlo, debes embarcarte en un viaje para recuperar el vehículo de guerra definitivo y escapar de la locura que te rodea. Mad Max contará con un mundo abierto y dinámico en el que los jugadores deberán luchar por la supervivencia en Wasteland a base de combates, a pie y en vehículos, contra grupos de bandidos salvajes.

 

 

Mad Max (2015)