Matrix Reloaded (2003)

 

Código fuente.

Al final de “Matrix“, Neo formulaba la siguiente advertencia telefónica: “Sé que estáis ahí, percibo vuestra presencia. Sé que tenéis miedo. Nos teméis a nosotros, teméis el cambio. Yo no conozco el futuro. No he venido para deciros cómo acabará todo esto. Al contrario, he venido a deciros cómo va a comenzar. Voy a colgar el teléfono, y luego voy a enseñarles a todos lo que vosotros no queréis que vean. Les enseñaré un mundo… sin vosotros. Un mundo sin reglas y sin controles, sin límites ni fronteras. Un mundo, donde cualquier cosa sea posible. Lo que hagamos después es una decisión que dejó en vuestras manos”. Tras tan contundente recado destinado a las máquinas, el “elegido” salía volando, para dejar clara su total insumisión a las leyes que hasta entonces articulaban la ominosa recreación virtual. Este final abierto, sumado a las intenciones de sus creadores (los hermanos Wachowski siempre se han mostrado interesados en continuar indagando en los entresijos de su mitología ciberpunk) y al enorme éxito cosechado por la película original, era todo el combustible que necesitaba el mastodóntico proyecto que ahora nos ocupa. “Matrix” se ha recargado, porque aún quedan muchas cosas pendientes de resolución en el conflicto que enfrenta a humanos y máquinas. En las fisuras de esta guerra cruenta e interminable, descubrimos multitud de nuevas variantes que revelan la complejidad de una confrontación repleta de subterfugios y puertas traseras. Por el código de este segundo episodio transitan nuevos personajes y posibilidades, todos ellos estratégicamente situados, con motivaciones y lealtades que amplifican la dimensión de una contienda en la que está en juego el futuro de ambos bandos. Antes de “Matrix Revolutions“, cinta que presupongo albergará la gran batalla final, toca caldear un poco más el ambiente. Conéctate a “Matrix“, otra vez.

Tomada la decisión de dividir la continuación en dos películas (la entrega final llegará este mismo año, en noviembre), debemos asumir que este es un capítulo intermedio, cuyo planteamiento y arquitectura obedecen a las necesidades de un episodio de transición. Esto no quiere decir que en “Matrix Reloaded” no pase nada; todo lo contrario, pues a lo largo de su metraje tienen lugar un buen puñado de situaciones interesantes y de importancia capital dentro del argumento nuclear de la saga. Además, se produce una revelación sobre la que (supongo) pivotará la tercera película –aunque es cierto que la cinta resuelve pocas incógnitas–. De hecho, nos plantea aún más dudas, alimentando el suspense por la resolución de semejante embrollo. Como ya habréis adivinado, la parte narrativa se mantiene bien aferrada a la solidez de las líneas maestras que todos conocemos. Los añadidos resultan sugerentes y la mezcla se sirve en la estilizada copa de un cóctel equilibrado y fluido (si conseguimos obviar los evidentes apuntes religiosos, un poso ideológico empalagoso –de determinismo omnipresente– y ese discutible discurso de la obediencia debida y el sometimiento a un bien mayor). Desgraciadamente, por el camino se pierde, entre fulgurantes secuencias de acción y enrevesados diálogos, la dicotomía entre lo virtual y lo real; una dualidad finiquitada sin reservas por los Wachowski. También cabe apuntar la presencia de algún discurso que peca de pedante y rebuscado, aunque en ningún momento parecen fuera de lugar dentro de un guión que despliega una decidida predilección por lo alambicado. Lo que no da la sensación de estar bien resuelto es el apartado dedicado al kung-fu. Las coreografías de peleas son bastante lastimeras, muy inferiores a las vistas en la primera película. Visualmente disfrutamos de una herencia bien administrada, a pesar de alguna escena que abraza (de manera asfixiante) el gusto por el exceso digital. Con todo, un par de secuencias alcanzan a provocar asombro en un público cada vez más cercano a la desidia (causada por la sobredosis de CGI). El compendio alimenta las ansias por conocer las posibilidades del próximo encuentro entre Neo y Smith. El fin está cerca…

Manu Castro (8/10)
@ManuCastroLSO
(22-05-2003)

 

• Lo mejor: Smith aún más cabrón. La persecución en la autopista.
• Lo peor: Sus coqueteos religiosos. Esa sotana…

 

 

Título Original: The Matrix Reloaded | Género: Acción / Ciencia Ficción / Thriller | Nacionalidad: USA | Director: Andy Wachowski, Larry Wachowski | Actores: Keanu Reeves, Laurence Fishburne, Carrie-Anne Moss | Productor: Joel Silver | Guión: Andy Wachowski, Larry Wachowski | Fotografía: Bill Pope | Música: Don Davis, Marilyn Manson, Linkin Park, Rob Zombie | Montaje: Zach Staenberg

 

Sinopsis: En esta entrega de nuevo Neo (Keanu Reeves), Morfeo (Laurence Fishburne) y Trinity (Carrie-Ann Moss) siguen luchando por la libertad y dirigen la revuelta contra el Ejército de las Máquinas. Pretenden salvar al ser humano de la extinción y en su intento obtienen un conocimiento más profundo sobre la construcción de Matrix. Pero no sin riesgos añadidos, ya que cuanto más se acercan a la profecía del Oráculo, más sospechas hay de peligros, sobre todo por parte de Neo, que tiene visiones nada halagüeñas. La nave de estos intrépidos tripulantes hace además una visita a Zion, la única ciudad libre habitada por seres humanos. Allí calmarán a los ciudadanos ante el peligro inminente de las máquinas que les atacan. También tendrán ocasión Neo y Trinity de intimar en su relación, y descifrar las emociones que les unen. Más tarde continuarán las entradas a Matrix y las luchas no sólo contra un reaparecido y fortalecido agente Smith (Hugo Weaving), sino contra nuevos seres que defienden a muerte los entresijos de Matrix. Se descubrirán muchas claves, se abrirán muchas puertas, y otras muchas serán cerradas.