Regreso al Planeta de los Simios (1970)

 

Comentario

Después del inesperado éxito de El Planeta de los Simios, la Fox decidió sacarle provecho a la historia encargando una secuela que indagase en lo ocurrido durante el viaje de Taylor. Esta vez otro astronauta llaga procedente del pasado para buscar a la malograda tripulación, y de nuevo se encuentra con los simios dominantes. En su viaje a la Zona Prohibida descubrirá que en el subsuelo se encuentran las ruinas del metro de Nueva York. Allí, una civilización de humanos mutantes adora a un dios en forma de bomba atómica. Este film se sitúa como el último de la saga, cronológicamente hablando, y guarda algunos puntos en común con la película original. Aun así, el argumento es algo rebuscado y las líneas argumentales de ambas películas están mal ensambladas. Las tres continuaciones que la siguieron son aún más extravagantes. En breve, reseña completa en #LaSalaOscura

Manu Castro (7/10)
@ManuCastroLSO
(09-09-2003)

 

• Lo mejor:
• Lo peor:

 

 

Título Original: Beneath the Planet of the Apes | Género: Aventuras / Ciencia Ficción | Nacionalidad: USA | Director: Ted Post | Actores: James Franciscus, Kim Hunter, Maurice Evans | Productor: Arthur P. Jacobs, Mort Abrahams | Guión: Paul Dehn, Mort Abrahams, Pierre Boulle | Fotografía: Milton R. Krasner | Música: Leonard Rosenman | Montaje: Marion Rothman

 

Sinopsis: Una nueva nave procedente del espacio y del tiempo aterriza al mando del astronauta Brent, que acude en busca del desaparecido George Taylor. Vuelve a encontrarse con los simios que dominan el mundo, relegando a los humanos a la esclavitud. Sin embargo, con la ayuda de la doctora Zira seguirá las huellas de Taylor hasta la Zona Prohibida, en cuyas catacumbas, lo que son las ruinas del metro de Nueva York, encuentra a una raza humana mutante con poderes telepáticos. Brent descubre que una bomba atómica destruyó la ciudad y que los simios se hicieron con el poder. Allí reside una especie de secta que tiene una bomba H como único ídolo y a Taylor como rehén. Todos deben implicarse en una gran batalla final cuando el refugio humano es descubierto por las tropas simias.