Tentáculos (1977)

 

Gritas “Tiburón” y te ponen una tapa de pulpo.

Explotación en toda regla, una de las primeras además, del enorme éxito de taquilla del “Tiburón” (1975) de Steven Spielberg. Se trata de una producción italiana que no dudaría en calificar de muy bochornosa sino fuera por un único detalle destacado: su reparto. El productor y director ocasional Ovidio G. Assonitis (aquí acreditado como Oliver Hellman), se las ingenió para reunir en este film a John Huston, Shelley Winters, Bo Hopkins y Henry Fonda; todos ellos nombres estupendos que sin duda engalanan el cartel de cualquier película, y en este caso suponen el único atractivo de una propuesta anodina. También sorprende ver en los títulos de crédito a Brian De Palma, haciendo las veces de productor. Por desgracia, la presencia –casi testimonial– de profesionales tan destacados, no garantiza el mínimo de calidad de un proyecto de concepción absurda y objetivos discutibles. No podemos hablar siquiera de serie B; esto es una Z mayúscula, un entretenimiento defectuoso como espectáculo (en cuanto a la mediocridad de los efectos visuales sobre todo) y a nivel narrativo (apostaría por una ausencia de guión), sin olvidar su nefasto montaje o la desgana de ciertas interpretaciones. Para cefalópodo cojonudo el de “Surgió del Fondo del Mar” (1955).

En algún lugar de la costa californiana, una empresa está llevando a cabo la construcción de un túnel subterráneo. Las obras, que incluyen el uso de algún tipo de ultrasonido, alteran el hábitat natural de un pulpo gigante y cabrón que se trasforma en una máquina de matar homínidos tarugos. De esto nos enteramos poco después de iniciada una serie de desapariciones y muertes escabrosas que, desde el primer momento, indican la presencia en la zona de una criatura marina chunga. El argumento es deleznable, una excusa gilipollas de endeblez absoluta. Tampoco queda clara la naturaleza del octópodo y el porqué de su descomunal tamaño… Ni falta que hace. Las autoridades locales demuestran su incompetencia; sólo hay un lugareño sensato; un experto llega a la zona para salvar la situación; y hay una regata imbécil en el peor de los momentos. ¿Os suena, no? Incluid a tan deplorable conjunto un par de orcas amaestradas para aumentar el nivel de vergüenza ajena y voilà: caca concentrada. Varios años después de “Tentáculos“, Assonitis volvería a canibalizar un éxito previo con “Piraña II. Los Vampiros del Mar” (1981) –dirigida a medias con James Cameron–, secuela de la estupenda “Piraña” (1978) de Joe Dante.

Manu Castro (2/10)
@ManuCastroLSO
(06-07-2017)

 

• Lo mejor: Salir airoso de tanto bochorno.
• Lo peor: La regata de niños y la intervención de las orcas.

 

 

 

 

Título Original: Tentacoli | Género: Terror / Ciencia Ficción / Thriller | Nacionalidad: Italia / USA | Director: Ovidio G. Assonitis (Oliver Hellman) | Actores: John Huston, Shelley Winters, Bo Hopkins | Productor: Ovidio G. Assonitis, A. Caponetto, Enzo Doria | Guión: Jerome Max, Tito Carpi, Steven W. Carabatsos | Fotografía: Roberto D’Ettorre Piazzoli | Música: Stelvio Cipriani | Montaje: Angelo Curi

 

Sinopsis: Varias personas son misteriosamente engullidas por las aguas del océano y sus cuerpos aparecen horriblemente despedazados y con los huesos salvajemente mutilados. Todo parece estar relacionado con la construcción de un túnel bajo el agua, pero los intereses económicos de la obra ponen trabas a las investigaciones para esclarecer el caso.