Transformers: El Último Caballero (2017)

 

¿Falta mucho para llegar?

Transformers: El Último Caballero” es como ese amigo pedorro al que invitas a casa a jugar a la Play y tomar unas birras, y acaba atrincherado en el sofá hasta altas horas de la madrugada, sin que nuestros bostezos y demás señales de cansancio hagan mella en su condición de ser plomizo y gorrón. Así pues: Michael, colega, que van cinco películas ya; déjalo estar, hombre. Con esta nueva entrega se vuelve a poner de manifiesto lo de siempre: al amigo Bay se la pone dura el estamento militar, el metal en movimiento frenético y la desproporción aplicada a todos los aspectos que configuran un largometraje. Aquí (además) confluyen nada menos que cuatro arcos argumentarles, todos ellos huérfanos de interés y propósito, estrujados unos contra otros hasta confeccionar una masa que debemos ingerir durante dos horas y media de tiroteos, explosiones abrumadoras, persecuciones en coche (por momentos esto parece “Gran Turismo“) y lamentables diálogos, todo para conocer el desenlace de una trama anodina que invita a la desconexión.

Confeccionada en base a un montón de ocurrencias y paridas (algunas de un calibre cósmico), que alcanzan en no pocas ocasiones la categoría de alucinantes, “Transformers 5” asume su deriva enajenada parapetada detrás de un despliegue digital incapaz de causar asombro alguno. “Señor Bay, acabo de evacuar un mojón con forma de Vespa”. “Lo metemos. Y tráeme unos niños…” El apartado visual muere en brazos de una narración inconexa y unos personajes aberrantes, en especial ese robot mayordomo llamado Cogman; tipejo despreciable y odioso que pretende ser uno de los descargos cómicos de la cinta. Esto, junto a la sensación permanente de que todo el elenco va hasta arriba de anfetas (menuda desazón provocan las intervenciones de Mark Wahlberg y Anthony Hopkins), me lleva a pensar que el fin último de este proyecto es batir el récord de planos de menos de un segundo en una película. La escasa presencia del estandarte de la franquicia de Hasbro, Optimus Prime, es una mera anécdota entre tanto despropósito.

Manu Castro (2/10)
@ManuCastroLSO
(17-11-2017)

 

• Lo mejor: Igual va bien a la hora de la siesta.
• Lo peor: Aún no sé qué coño he visto.

 

 

Título Original: Transformers: The Last Knight | Género: Acción / Aventuras / Ciencia Ficción | Nacionalidad: USA / Canadá / China | Director: Michael Bay | Actores: Mark Wahlberg, Anthony Hopkins, Josh Duhamel | Productor: Ian Bryce, Tom DeSanto, Lorenzo di Bonaventura | Guión: Art Marcum, Matt Holloway, Ken Nolan, Akiva Goldsman | Fotografía: Jonathan Sela | Música: Steve Jablonsky | Montaje: Roger Barton, Adam Gerstel, Debra Neil-Fisher, John Refoua, Mark Sanger, Calvin Wimmer

 

Sinopsis: ¿Hasta cuándo se remonta la historia de los Transformers y su vinculación con la Tierra? ¿Por qué siempre han estado aquí? ¿Cuál era su misión? ¿Y si un peligro mucho mayor nos atacara? El mundo ha cambiado por completo. La Tierra es ahora un lugar desolado, plagado de edificios destruidos y donde los seres humanos luchan por sobrevivir al conflicto que la humanidad mantiene con los robots alienígenas. Izabella (Isabela Moner) es una de las muchas personas cuya vida cambió drásticamente con la llegada de los extraterrestres. La joven, que se ha adaptado completamente a su nueva vida en las calles, se unirá a Cade Yeager (Mark Wahlberg) para hacer frente al peligroso desafío que tienen por delante. Son dos especies en guerra, una de carne y hueso, la otra de metal. Ante dos mundos que colisionan, sólo uno de ellos podrá sobrevivir.