Terminator 3: La Rebelión de las Máquinas (2003)

Terminator 3: La Rebelión de las Máquinas (2003)

 

El Juicio Final es inevitable.

Jonathan Mostow se pone a los mandos de una grúa torpe, de difícil conducción, un proyecto de gran envergadura, muchos medios y todas las trabas a la originalidad que Hollywood puede poner en danza. El resultado es un vehículo de gran tonelaje, descontrolado, que arremete contra todo. Trama simplona que avanza a ritmo de persecución y efecto especial, acción sin coartada. “Terminator 3” renuncia a la complejidad narrativa, barriendo casi por completo las conexiones con las entregas anteriores: el juicio final es inevitable, así que, pisemos el acelerador y a ver qué pasa.

Regresa Schwarzenegger, regresa el T-800, icono de la franquicia enfrentado a una villana de nombre ridículo y métodos poco impactantes. Baja el grado de amenaza, se incrementa lo digital, se pierde crudeza y dramatismo. Los puñetazos y las balas, las explosiones y las colisiones de vehículos, toda la pirotecnia y el espectáculo de la producción se desparraman por un limbo argumental del que la cinta sólo emerge en ese meritorio epílogo en el bunker: cinco minutos de lucidez creativa.

Manu Castro (6/10)
@ManuCastroLSO
(30-07-2003)

 

• Lo mejor: La persecución con la grúa. El final.
• Lo peor: Su concepción misma como secuela y parte de la saga.

 

ter

 

Terminator 3: La Rebelión de las Máquinas (2003)

 

Título Original: Terminator 3: Rise of the Machines | Género: Ciencia Ficción / Acción / Thriller / Comedia | Nacionalidad: USA / Alemania / Gran Bretaña | Director: Jonathan Mostow | Actores: Arnold Schwarzenegger, Nick Stahl, Claire Danes | Productor: Matthias Deyle, Mario Kassar, Andrew G. Vajna | Guión: John Brancato, Michael Ferris | Fotografía: Don Burgess | Música: Marco Beltrami, Blue Man Group | Montaje: Nicolas De Toth, Neil Travis

 

Sinopsis: Ha pasado una década desde que John Connor ayudase a evitar el día del juicio final, el día en que las máquinas de alta tecnología de SkyNet comenzaron a ser independientes y a destruir la raza humana. Ahora, con 22 años, Connor vive fuera de circulación, sin teléfono, sin trabajo, sin rastro de su existencia, hasta que desde las sombras del futuro aparece un T-X, la máquina de matar cyborgs más sofisticada de SkyNet. Es tan brutal por dentro como bella por fuera, y ha sido enviada al pasado para completar el trabajo que dejó sin terminar su predecesor, el T-1000. Es infinitamente más poderosa, peligrosa y destructiva que ningún Terminator anterior. Pero ésta vez Connor no es el único objetivo en la lista de SkyNet. La inocente Kate Brewster se verá envuelta entre su distante pasado, su prometedor presente y un futuro inimaginable. Ambos descubrirán que el día del apocalipsis avanza a gran velocidad, y junto con un T-800 enviado para protegerles, deberán superar la tecnología del T-X, y evitar la inminente amenaza del juicio final, o enfrentarse al fin de la civilización.

 

 

 

 

 

 

Terminator 3: La Rebelión de las Máquinas (2003)