Ant-Man y la Avispa (2018)

 

Vuela como una hormiga, pica como una avispa.

Lo que en la primera entrega eran guiños (muy evidentes), en “Ant-Man y la Avispa” se transforman en fuertes abrazos a “El Chip Prodigioso”, conjugados en esta ocasión con una hora final organizada como persecución/contrarreloj multicapa que cohesiona humor y asombro visual; la inequívoca seña de identidad de este film. La vertiente más lúdica del Universo Marvel consigue otro acierto, uno ligero y refrescante, ideado como catarsis veraniega tras el traumático final de la estupenda “Vengadores: Infinity War“. Peyton Reed se olvida de aquel ceniciento drama, enfoca con talante desinhibido el cine de Joe Dante y nos entrega un festival de gags y proezas digitales que repite con habilidad la fórmula establecida en el primer “Ant-Man“. También funcionan las incorporaciones y las novedades, sobre todo la mutación de Evangeline Lilly en compañera fundamental del hombre hormiga –su avispa se ha ganado un hueco destacado en el MCU–. Se agradece este respiro antes de “Capitana Marvel” (2019).

Todos tras un maletín/edificio. Las carreras por las calles de San Francisco nos entregan el frenesí de “Bullit” a escala Majorette, casi como si John Frankenheimer hubiera rodado “Ronin” con Hot Wheels o Micromachines. Las escenas subatómicas y el Reino Cuántico aportan la dosis de imaginería que emparenta esta cinta con ciertos títulos de la ciencia ficción de los años cincuenta, los mismos que alimentaron el género fantástico de los ochenta, otro referente ineludible para los cinco guionistas de la película: Chris McKenna, Erik Sommers, Paul Rudd, Andrew Barrer y Gabriel Ferrari. Al igual que sucedía en el film precedente, se puede trazar una línea –aquí más pronunciada– que conecta obras como “El Increíble Hombre Menguante” (1957), “Viaje Alucinante” (1966) y “Cariño, He Encogido a los Niños” (1989) –por citar algunos ejemplos–, con las aventuras miniaturizadas de los personajes de Marvel. Por cierto, hay una escena poscréditos que me hace albergar la esperanza de una posibilidad que me eriza el vello de la nuca: ojalá Scott y Tony colaborando…

Manu Castro (7/10)
@ManuCastroLSO
(21-07-2018)

 

• Lo mejor: Menuda fiesta. Ver como rejuvenecen en pantalla Michael Douglas y Michelle Pfeiffer.
• Lo peor: Otra villana desaprovechada, Ghost (Hannah John-Kamen).

 

 

 

Título Original: Ant-Man and the Wasp | Género: Acción / Aventuras / Ciencia Ficción | Nacionalidad: USA | Director: Peyton Reed | Actores: Paul Rudd, Evangeline Lilly, Michael Peña | Productor: Victoria Alonso, Stephen Broussard, Kevin Feige | Guión: Chris McKenna, Erik Sommers, Paul Rudd, Andrew Barrer, Gabriel Ferrari | Fotografía: Dante Spinotti | Música: Christophe Beck | Montaje: Dan Lebental, Craig Wood

 

Sinopsis: Scott Lang (Paul Rudd), más conocido como Ant-Man, ha tenido que aceptar las condiciones de los Acuerdos de Sokovia después de unirse al bando del Capitán América en la guerra conocida como Civil War. Además de lidiar con las consecuencias de sus acciones como superhéroe, Lang tiene deberes como padre e intentará equilibrar su vida familiar y sus responsabilidades como Ant-Man. Pero pronto Hope Van Dyne (Evangeline Lilly) y Hank Pym (Michael Douglas) volverán a llamar a su puerta para requerir su ayuda. Ambos necesitan llevar a cabo una misión muy urgente: una villana conocida como Fantasma (Hannah John-Kamen) ha robado la tecnología de Pym y amenaza con destruir el planeta. Scott tendrá que volver a ponerse el traje de Hombre Hormiga y aprender a pelear junto a Hope, más conocida como la Avispa. Trabajando juntos podrán destapar importantes secretos de su pasado.