Jurassic Park (1993) (Mega Drive)

 

Grant y el raptor.

A diferencia de la versión de Super Nintendo, desarrollada por Ocean Software, la de Mega Drive fue programada por BlueSky Software, que se decantó por un videojuego de acción y plataformas en scroll lateral bastante alejado de la propuesta de Nintendo. Sega no quiso desaprovechar la dinomanía generada por el best seller de Michael Crichton y la película de Steven Spielberg, y lanzó cuatro versiones de “Jurassic Park“, una para cada sistema de la compañía nipona, es decir, para la Game Gear, Master System, Mega Drive y Mega CD (siendo esta última una peculiar aventura gráfica). La que aquí nos ocupa es la contenida en el cartucho diseñado para su máquina insignia en aquella época, la Mega Drive. Arranca el juego y una pantalla nos permite escoger personaje: Alan Grant (Grant) o el velociraptor (Raptor). En seguida nos percatamos de que la trama de este juego difiere bastante respecto a la narración de película y libro. Al igual que el “Jurassic Park” de SNES, este título opta por desarrollar una aventura alternativa, que se permite su buena ración de licencias creativas. Nuestro objetivo es sobrevivir en un territorio hostil, donde los dinosaurios campan a sus anchas, convirtiendo a los humanos en el plato fuerte de un bufete aterrador. ¡Bienvenidos al “Parque Jurásico” de 16 bits!

Conocemos la historia. Un excéntrico millonario financia un inigualable parque temático, construido en la remota isla de Nublar. Allí, gracias a la ingeniería genética, los científicos de InGen han devuelto a la vida a unos seres extintos hace millones de años. Como por arte de magia, gigantescos dinosaurios se pasean ahora por las praderas de la isla. Estos depredadores colosales son ahora atracciones de feria para el deleite de visitantes de todo el mundo. Hasta el lugar se desplaza el eminente paleontólogo Dr. Grant, con la intención de estudiar el comportamiento de tan fantásticos animales. Pero la visita de Alan no será nada placentera; coincidiendo con su llegada, un violento huracán amenaza las instalaciones insulares. En medio del recorrido en coche eléctrico, la tormenta se intensifica y un rayo destruye la central eléctrica. El apagón inutiliza el vehículo de Grant, que se detiene justo al lado del recinto del Tyrannosaurus. Aprovechando la caída de tensión, la monstruosa criatura destroza la valla de contención con sus portentosas mandíbulas y ataca con fiereza el coche. Después de zarandearlo, lo lanza a la jungla; Grant, impotente en su interior, pierde el conocimiento tras el impacto. Al despertar toma conciencia de la situación: está perdido en medio de la isla y los dinosaurios son libres. Lo que Alan aún no sabe es que las criaturas más letales de Nublar también han huido, y van tras él…

Enseguida se pone en marcha, no sin antes revisa su escaso arsenal de partida: una pistola de dardos tranquilizantes y un taser eléctrico de contención. Poca cosa para enfrentarse a una caterva de sanguinarios dilophosaurus, pterodactylus voladores, potentes triceratops y molestos compsognathus (imaginaos al rex recibiendo una descarga). De plataforma en plataforma, salto tras salto, vamos encontrando por el peligroso camino munición y mejores armas; dardos tranquilizantes más potentes, granadas de gas y cohetes nos serán de gran ayuda. También hay botiquines para recuperar la salud (imprescindibles, ya que sólo tenemos tres vidas y el nivel de dificultad es bastante elevado). Por fortuna, el juego cuenta con un práctico sistema de passwords que nos permite retomar cualquier nivel si nos dan matarile unos enemigos dotados de un innovador y sofisticado (para la época) sistema de inteligencia artificial; nuestra estrategia a la hora de atacarles modificará su aptitud durante los combates. Correr, saltar y disparar con tino es la clave para superar todos los niveles (vistosos y variados) de un juego que incluso nos plantea algún pequeño puzle. Y si no te van los humanos, hazte Raptor. Si decidimos manejar las garras y los dientes de este ser, nos enfrentaremos a un nuevo enemigo: las armas de fuego de multitud de soldados.

Dinos digitalizados. Por cierto, no todos son unos cabronazos; los brachiosaurus nos ayudan a alcanzar determinadas zonas altas gracias a su largo cuello. El nivel gráfico de la propuesta es elevado. Sin duda luce más llamativo que la aventura “cartoon” de Super Nintendo; sé que la comparación es odiosa, pero con este título Sega vapuleó a la gran N a base de bien (a César lo que es de César). Aquí la ambientación es más oscura y siniestra, y el diseño de escenarios y dinosaurios más amenazante. La banda sonora (no esperéis escuchar la fanfarria compuesta por John Williams) y los efectos de sonido (Sega se encargó de dejar bien claro en su día que los rugidos de los dinosaurios fueron extraídos directamente de la película) inciden en esa atmósfera aterradora que consigue trasmitir el juego en todo momento. A nivel técnico sólo hay que poner el pero en una serie de ralentizaciones que se suceden en momentos puntuales. Un año después de la salida de este título, Sega puso a la venta el “Jurassic Park: Rampage Edition“, secuela directa a nivel argumental y jugable, de nuevo desarrollada por el estudio Blue Sky.

Manu Castro (6/10)
@ManuCastroLSO
(13-08-2017)

 

• Lo mejor: El periplo por la isla hiela la sangre.
• Lo peor: Es bastante corto. Le falta el tema principal de la película.

 

00077e

 

 

Título Original: Jurassic Park | Género: Acción / Aventuras / Ciencia Ficción | Nacionalidad: Reino Unido | Director: – | Actores: – | Productor: – | Guión: Michael Crichton | Música: Sam Powell | Plataforma: Mega Drive | Desarrollador: BlueSky Software, Sega, Sega of America

 

Sinopsis: ¡Zambúllete en una agotadora carrera por la supervivencia! En una isla tropical, un violento huracán desgarra la reserva de dinosaurios de parte a parte, atrapando a los turistas y liberando a los animales más aterradores de la prehistoria. Dos gigantescas formas de jugar: ¡Se un dinosaurio! Como el raptor, embiste rabiosamente a través de la isla combatiendo otras bestias y evitando las trampas y armas de tus enemigos humanos. Como Grant, el paleontólogo, equípate con pistolas tranquilizantes y granadas de gas somnífero. ¡Evade las fauces afiladas como cuchillos del Tiranosaurio Rex y el salivazo paralizante del dilofosaurio! ¡16 descomunales megas de acción que harán trizas tu temple!

Un huracán azota el parque de dinosaurios “Jurassic Park“, atrapando a los turistas y dejando libres a las bestias más terribles que el mundo haya conocido jamás. Elija el personaje del paleontólogo Grant y luche a muerte contra las criaturas, o elija ser un raptor, para luchar contra otros dinosaurios y eludir las trampas de sus enemigos humanos. El Rex ha derribado tu coche. Las vallas eléctricas han caído y todos los dinosaurios están sueltos en la isla. Dirígete a la central eléctrica a través de la jungla.