Memorias de un Hombre Invisible (1992)

Memorias de un Hombre Invisible (1992)

 

Pasar verdaderamente inadvertido.

Tras encadenar una formidable racha de títulos a finales de los ochenta, entre los que se encuentran “Golpe en la Pequeña China” (1986), “El Príncipe de las Tinieblas” (1987) y “Están Vivos” (1988), títulos que no obtuvieron el beneplácito de la crítica de la época y que, a pesar del su relativo éxito en taquilla (todas recaudaron el doble, incluso el triple de su presupuesto), consiguieron vincular el fracaso a la filmografía del autor norteamericano. John Carpenter sufrió un parón sin precedentes en su vida profesional, agravado por el rechazo (recíproco) a trabajar en proyectos vinculados a los grandes estudios de Hollywood. Pero cuatro año sin rodar son muchos y la necesidad de volver a la rueda de la financiación, consiguieron que el director de “La Cosa” aceptara un encargo de Warner: la nueva versión del hombre invisible en clave de comedia. Proyecto que en un principio iba a dirigir Ivan Reitman, responsable de “Los Cazafantasmas” y gran amigo de Chevy Chase, protagonista de estas “Memorias de un Hombre Invisible”.

Mitigar el enfoque comercial, preservar el toque de autor. Objetivos complejos cuando el margen de maniobra es extremadamente pequeño. Carpenter “el artesano” manejando un gran presupuesto, nada menos que 40 millones de dólares, cantidad que asegura los estupendos medios técnicos con los que cuenta la cinta y el sorprendente despliegue de efectos especiales, algunos verdaderamente memorables (Paul Verhoeven tomó buena nota del apartado visual de esta propuesta, incorporando muchas ideas a su proyecto del año 2000, “El Hombre sin Sombra”). El guión quedó en manos de Robert Collector, Dana Olsen y William Goldman, basado en una novela de H. F. Saint; historia que proponía un nuevo enfoque del mito creado por el genial H. G. Wells.

La comicidad visual de algunas de las escenas, la siempre grata presencia de Daryl Hannah, incluso el histrionismo relajado, más de lo habitual, de Chevy Chase, y, sobre todo, la formidable interpretación de Sam Neill (que repetiría con Carpenter en la maravillosa “En la Boca del Miedo”), convierten esta propuesta en una ligera comedia de aventuras ciertamente entretenida, en la que incluso podemos llegar a apreciar ciertos toques de la brillantez de Carpenter. Pese a ser su título más comercial, incluso el más flojo de su carrera, no deja de ser una obra lo suficientemente nutritiva como para disfrutar de ella durante una grata noche de sofá y manta.

Manu Castro (6/10)
@ManuCastroLSO
(27-12-2001)

 

• Lo mejor: Visualmente tiene momentos increíbles. Sam Neill.
• Lo peor: El cine netamente comercial no le sentó demasiado bien a Carpenter.

 

jcar1

 

Memorias de un Hombre Invisible (1992)

 

Título Original: Memoirs of an Invisible Man | Género: Comedia / Thriller / Ciencia Ficción | Nacionalidad: Francia / USA | Director: John Carpenter | Actores: Chevy Chase, Daryl Hannah, Sam Neill | Productor: Bruce Bodner, Dan Kolsrud | Guión: H.F. Saint, Robert Collector, Dana Olsen, William Goldman | Fotografía: William A. Fraker | Música: Shirley Walker | Montaje: Marion Rothman

 

Sinopsis: Nick Halloway (Chevy Chase) es un analista financiero muy jovial y divertido que conoce a Alice Monroe (Daryl Hannah), una atractiva rubia de la que se enamora. Un día, Nick, estando en un laboratorio, es víctima de un accidente que le convierte en invisible. Cuando el agente del gobierno David Jenkins (Sam Neill) conoce la existencia de Nick, intenta reclutarlo como agente de espionaje para la CIA. El pobre Halloway pasara mil y una calamidades antes de recuperan su forma visible y poder así volver a su vida normal.

 

 

 

 

 

 

Memorias de un Hombre Invisible (1992)