Metal Gear Solid V: The Phantom Pain (2015)

 

El dolor de Big Boss.

Nueve años en coma. Tras el devastador ataque de XOF a la Base Madre de Militaires Sans Frontieres (MSF) en el Caribe, Snake despierta en un hospital de Chipre. Es 1984. Ha pasado casi una década desde tan atroz acontecimiento y Big Boss, que ha perdido un brazo y presenta trozos de metralla incrustados en su cabeza, intenta recomponer la situación. Sin tiempo para asimilar esta nueva realidad, un comando irrumpe en el hospital y ejecuta a todo el personal sanitario. La perversa organización Cipher ha puesto precio a la cabeza de Snake, y hará todo lo posible para eliminarlo. Gracias a la intervención de un misterioso sujeto llamado Ishmael, el veterano militar consigue escapar con vida de las instalaciones médicas –no sin toparse antes con el Hombre de Fuego, Psycho Mantis y Quiet–. Más tarde, Revolver “Shalashaska” Ocelot contactará con él. De vuelta a la Base Madre, con una prótesis de última generación reemplazando su brazo amputado, Big Boss trazará planes de venganza contra todos sus enemigos. La primera misión nos conducirá hasta Afganistán. Allí permanece, retenido por los soviéticos, Kazuhira Miller. Una vez rescatado, ambos fundarán Diamond Dogs, una organización mercenaria similar a Militaires Sans Frontiers. El siguiente paso será acabar con Cipher y Skull Face.

Un “A Hideo Kojima Game” es todo su esplendor. La profundidad narrativa de “The Phantom Pain” nos garantiza una experiencia sobrecogedora a nivel dramático. Se tiende ante nosotros un intrincado guión, repleto de detalles y referencias a la saga. Por el camino viviremos situaciones intensas, encuentros inesperados y gratas sorpresas. Spoilers. La aparición de Huey Emmerich (Otacon), que está trabajando para XOF, revela al (no) Metal Gear de esta aventura: Sahelanthropus. Una vez finalizado nuestro periplo por las desérticas tierras de Afganistán, nos adentraremos en suelo africano para proseguir con nuestra investigación. Allí nos espera uno de “les enfants terribles”, Eli (Liquid Snake), otro de los puntos clave de esta nutritiva historia. La contundencia de los personajes y las circunstancias, en perfecta fusión con la portentosa banda sonora y la selección de temas musicales, eleva el tono épico de una aventura violenta, sangrienta y (muy) dura. La transformación psicológica de Big Boss (Punished Venom Snake) es una travesía sin contemplaciones; la impecable fabricación del gran antagonista de la saga. Memorable. Los devastadores combates con los jefes finales aumentan el nivel de espectáculo de una propuesta adictiva y compleja. Este nuevo capítulo engrandece aún más la mitología de la saga.

Un mundo abierto a nuestros pies. La conversión en sandbox le ha sentado de maravilla a este “Metal Gear Solid“. Los dos escenarios principales, Afganistán y África, demuestran las virtudes gráficas de esta producción: un juego que hace gala de un nivel técnico y jugable como pocas veces hemos experimentado. El FOX Engine responde a la perfección y casi no presenta bugs dignos de mención. Nunca antes se nos brindaron tantas posibilidades de espionaje e infiltración como en esta ocasión. La libertad es total. La trama, no obstante, se organiza de manera episódica; un esquema bien resuelto. La gestión a través del iDroid, impecable, así como la administración de la base madre; alicientes que alargan la vida de un juego de contenido casi inabarcable. En cuanto a las misiones, es cierto que existe cierta repetición en las mecánicas y algunas operaciones secundarias se tornan un tanto tediosas. Y de este modo llegamos a la parte controvertida. “The Phantom Pain” parece terminar en la misión 31, y “termina” raro. Además, tenemos el “lío” de la puñetera misión 46 –la revelación sobre Big Boss; asombroso nexo de unión con los acontecimientos de Outer Heaven– y el drama que supone saber que el Capítulo 3 al completo, titulado “Peace” –donde se narra lo sucedido con Eli (Liquid), El Tercer Niño (Mantis) y el robo de Sahelanthropus– se ha quedado en el limbo digital (las cinemáticas del Episodio 51: El Reino de las Moscas, se incluyen en el BD de la edición de coleccionista). Podemos entender todo esto como una kojimada, o achacarlo a la disputa que el nipón sostuvo con Konami, y que supuso su salida del estudio –me inclino por lo segundo–. Aun así, “Metal Gear Solid V: The Phantom Pain” está próximo a ser una obra maestra y es, desde ya, un indispensable del entretenimiento interactivo.

Manu Castro (9/10)
@ManuCastroLSO
(16-01-2017)

 

• Lo mejor: Toda la experiencia en su conjunto. Sus sorprendentes revelaciones “fantasma”. Quiet, compañera fundamental.
• Lo peor: No disfrutar de su(s) final(es). La repetición de misiones.

 

 

Título Original: Metal Gear Solid V: The Phantom Pain | Género: Acción / Aventuras | Nacionalidad: Japón | Director: Hideo Kojima, Junji Tago | Actores: Kiefer Sutherland, Robin Atkin Downes, Troy Baker | Productor: Harry Gregson-Williams, Eduardo Khorram, Hideo Kojima | Guión: Hideo Kojima, Shuyo Murata, Hidenari Inamura | Música: Justin Caine Burnett, Ludvig Forssell, Akihiro Honda | Plataforma: PlayStation3, PlayStation4, Xbox360, Xbox One, PC | Desarrollador: Kojima Productions, Konami

 

Sinopsis: “Metal Gear Solid” regresa con un nuevo capítulo en el que vivirás las consecuencias directas de las guerras y lo que pueden hacerle a la salud mental de los hombres que participan en ellas. Desde los ojos del legendario Big Boss, descubrirás una historia intensa, cruel y visceral que no te dejará indiferente. El centro de desarrollo, Kojima Productions, continúa avanzando en su “Metal Gear Solid V Experience” con el último capítulo, “Metal Gear Solid V: The Phantom Pain“. Marcando el inicio de una nueva era para la franquicia con la tecnología innovadora del Fox Engine, “The Phantom Pain” traerá a los jugadores una experiencia de juego de primera al ofrecerles libertad táctica para realizar misiones en un mundo abierto. Nueve años después de los eventos de “Metal Gear Solid V: Ground Zeroes” y la caída de la Mother Base, Snake, también conocido como Big Boss, despierta de un coma de casi una década. El juego continúa la historia en 1984, con la Guerra Fría como telón de fondo. El viaje de Snake le lleva a un mundo donde se guía por una necesidad de venganza y la persecución de un oscuro grupo, XOF. Hideo Kojima, jefe de Kojima Productions, explora ambiciosamente temas como la psicología de la guerra y las atrocidades que resultan de aquellos que entran en su círculo vicioso.