Red Dead Redemption 2 (2018)

 

Lo que sucedió entonces.

Años antes de los hechos relatados en el primer “Red Dead Redemption“, la banda de Dutch van der Linde se interna en las montañas nevadas de Ambarino huyendo de agentes del gobierno y cazarrecompensas. Tras un robo fallido en la ciudad de Blackwater, este grupo de renegados y forajidos se ve forzado a esconderse en uno de los rincones más recónditos y desolados del país. Es 1899 y América está cambiando a una velocidad nunca vista antes. Se acerca el final del salvaje oeste, y con él se termina también una forma de vida incompatible con la nueva era recién comenzada. Las últimas bandas fuera de la ley van desapareciendo una tras otra. Dutch y compañía se resisten al cambio, una decisión que les llevará a emprender una huida desesperada a través del corazón de la nación. No será un periplo fácil, pues todos ellos deberán robar y matar para sobrevivir en un mundo de dureza extrema. Uno de los miembros de la banda, Arthur Morgan, comienza a tener serias dudas acerca del futuro de la misma cuando se hacen evidentes las graves divisiones internas que la aquejan. Además, las desacertadas decisiones de su líder provocan una espiral de violencia creciente, devastadora para el grupo. Tan sólo queda ensillar nuestro caballo, poner las armas a punto y calarnos el sombrero antes de iniciar esta abrumadora aventura.

De evidente tono crepuscular, como su predecesor, este espectacular “Red Dead Redemption 2” nos permite tomar parte en lo sucedido antes del inicio de la historia en solitario de John Marston. En la piel de Arthur Morgan (personaje memorable que se ha ganado el título de protagonista inolvidable), y a través de una compleja y nutritiva trama, recorreremos el mundo abierto más exuberante, dinámico, realista y variado que se ha diseñado hasta la fecha. Y no exagero lo más mínimo. La sensación de vida inunda cada rincón de un mapa cargado de rincones ineludibles y sorprendentes eventos. Este título ha catapultado el género sandbox al siguiente nivel, no cabe duda. Son sus muchos detalles (literalmente miles de ellos) los que convierten al “Red Dead Redemption 2” de Rockstar Games en una indiscutible obra maestra de los videojuegos. La climatología, las físicas (resulta pasmoso como el mundo reacciona ante nuestra presencia), los modelados de animales y humanos, el nivel de detalle (incluidos unos interiores fastuosos), las animaciones… son valores técnicos que rozan la excelencia. El rotundo apartado narrativo y la jugabilidad, adictiva y desafiante, están a la altura. El resultado final son más de 60 horas que os harán sentir el viento en el pelo y la lluvia en la cara, el frío, las preocupaciones de los protagonistas, la violencia y la libertad de este mundo perdido.

El grado de inmersión conseguido por este juego implica que cada acción realizada por el jugador, por nimia o insignificante que parezca, tiene una respuesta en la historia y en la dinámica misma de un mundo orgánico, donde todo fluye con ritmo natural. Las consecuencias de nuestros actos pueden ser inmediatas, o tardar horas en revelarse. Hay tantas posibilidades de interactuar con animales, personas y entornos, que nuevos eventos seguirán apareciendo tras muchas horas de juego. Entre medias se despliega un nutrido abanico de misiones principales y secundarias, además de decenas de tareas y encargos (incluyendo la caza, como no). A diferencia de otras ocasiones, el material al margen de la historia principal se ha cuidado con mimo para evitar la sensación de relleno insustancial. Cada pequeña mini aventura tiene un agradable punto de interés y nos enseña un poquito más de un mapeado casi inabarcable. El desarrollo de todos los personajes (qué grande es Sadie Adler) es otro de los alicientes a hora de coger el mando. Cada peripecia en la que se involucran aumenta el interés por saber cómo acabará todo. La épica y la violencia de algunos segmentos es digna de Peckinpah o Leone. La excepcional banda sonora completa este festival de tiroteos, persecuciones, atracos y cualquier otra cosa que se os ocurra llevar a cabo en este lugar fronterizo entre el ayer y el hoy.

Manu Castro (10/10)
@ManuCastroLSO
(12-12-2018)

 

• Lo mejor: La relación que establecemos con el caballo. Es el mejor western interactivo de la historia.
• Lo peor: El sistema de apuntado es demasiado guiado. La explotación laboral en el mundo del videojuego.

 

 

Título Original: Red Dead Redemption II | Género: Acción / Aventuras / Western | Nacionalidad: USA / Reino Unido / Canadá / India | Director: – | Actores: Benjamin Byron Davis, Roger Clark, Rob Wiethoff | Productor: Chris Choi, Dan Houser, Sam Houser, Rob Nelson | Guión: Dan Houser, Michael Unsworth, Rupert Humphries | Música: Woody Jackson | Plataforma: PlayStation4, Xbox One, PC | Desarrollador: Rockstar Games

 

Sinopsis: América, 1899. El ocaso del Salvaje Oeste ha comenzado. Tras un desastroso atraco fallido en la ciudad de Blackwater, Arthur Morgan y la banda de Van der Linde se ven obligados a huir. Con agentes federales y los mejores cazarrecompensas de la nación pisándoles los talones, la banda deberá atracar, robar y luchar para sobrevivir en su camino por el escabroso territorio del corazón de América. Mientras las divisiones internas aumentan y amenazan con separarlos a todos, Arthur deberá elegir entre sus propios ideales y la lealtad a la banda que lo vio crecer. De los creadores de “Grand Theft Auto V” y “Red Dead Redemption“, “Red Dead Redemption 2” es una historia épica sobre la vida en América en el umbral de una nueva era.