Amanecer de los Muertos (2004)

Amanecer de los Muertos (2004)

 

Los muertos caminarán por la Tierra…

En un primer momento, un neófito podría llegar a afirmar que “Amanecer de los Muertos” es una especie de versión “king size” de la espléndida “28 Días Después”, la interpretación netamente americana, aumentada y elevada a otro grado de espectacularidad, de un tema similar al que ya trató el film de Boyle; la aportación made in USA a esta nueva ola de cine zombi. Pero no podemos olvidar que “Amanecer de los Muertos” es el remake de la que posiblemente sea la mejor cinta de muertos vivientes de la historia, el clásico que dirigió Romero en 1978, “Zombi”.

La película de Zack Snyder intenta desmarcarse desde el primer minuto del clásico de Romero y, más allá del escenario donde transcurre gran parte de la película, poco tiene que ver esta nueva versión con el film original. No fue coincidencia que, en su día, Romero eligiera un gran centro comercial para narrar su epopeya de los muertos; erigidos como las nuevas catedrales de la sociedad de consumo, los gigantescos supermercados eran la diana en la que Romero centraba su mordaz crítica, y ahora, casi 30 años después, Zack Snyder se sirve de ellos para realizar un ejercicio un tanto diferente. En esta ocasión, la gran superficie de tiendas y laberínticos corredores sirve principal y casi únicamente para transmitir tensión y terror, no obstante, la película de Snyder navega evitando las cenagosas aguas de la controversia.

Se hace casi necesario olvidar en parte la extraordinaria obra de Romero al visionar esta nueva película, y es que el film de Snyder, a pesar de estar esencialmente basado en el “Zombi” de 1978, guarda pocas similitudes con él y alberga una entidad propia y diferente.

Algunas diferencias resultan obvias. En esta ocasión los zombies son veloces, al más puro estilo de “El Regreso de los Muertos Vivientes”, y se alejan de la estética de decrepitud física que marcó la trilogía de Romero, seguida más tarde por numerosos títulos, entre ellos la más reciente “Resident Evil”. Eso sí, siguen siendo muertos vivientes en descomposición, pero un tanto más ágiles. El ritmo y la tensión emparejan a la película con su antecesora y esta nueva versión no tiene nada que envidiar al film del 78 en cuando a suspense y terror; se agradece que, por fin, un film de zombies actual de auténtico miedo. Ese ritmo trepidante se nos presenta desde el espectacular comienzo de la aventura, simplemente magnífico, y no decae en prácticamente ningún momento del metraje.

El planteamiento rápido y conciso del problema, las escenas del barrio arrasado y la gente huyendo de los muertos… son situaciones de una confusión tremenda; el caos se apodera de los primeros minutos de la cinta y los espectadores somos testigos de excepción de un carrusel de atropellos, ataques y explosiones que van sumiendo a la sociedad civilizada en la más absoluta de las anarquías. Se podría resumir todo el carácter de este dinámico inicio en la escena del accidente de la ambulancia contra la gasolinera, enfocada a vista de helicóptero, simplemente tremenda. Después de los apabullantes primeros minutos, asistimos a unos logrados títulos de crédito iniciales (con el tema “When the Man Comes Around” del gran Johnny Cash sonando de fondo) y sin tiempo para el descanso llegamos al centro comercial.

En este punto los cuatro personajes de “Dawn of the Dead” se transforman en un variopinto y numeroso grupo de supervivientes que toman pequeños rasgos de los personajes de Romero: Sarah Polley, Ving Rhames (imponente) y Jake Weber son los más íntegros y conscientes, los demás son roles estereotipados que viene muy bien en este tipo de películas, y conforman uno de los repartos más memorables del subgénero, destacando entre todos a Steve y CJ.

El asedio de los zombies al centro comercial, el juego de los carteles, la armería de Andy, los autobuses… son muchas las secuencias que hacen de la película un aterrador entretenimiento en la mejor tradición del cine de muertos vivientes. El devastador final y los títulos de crédito, homenaje directo a los filmes de Fulci, no son más que la constatación de que nos encontramos ante una gran película (posiblemente la más entretenida de lo que va de año) para los aficionados al género y al cine en general, aficionados a los que el director ha querido hacer algunos guiños; atención a la presencia de Scott H. Reiniger, Ken Foree y Tom Savini, al nombre de una tienda del centro comercial (Gaylen Ross) o el helicóptero de la WGON sobrevolando la autopista en el inicio del film; se agradecen.

Aunque no es el film de zombies definitivo, hace justicia a un género necesitado de calidad. Ahora toca esperar a la más que posible nueva versión de “El Día de los Muertos” y consolar la espera revisionando las magníficas obras que nos ha dado el cine de zombies.

Manu Castro (8/10)
@ManuCastroLSO
(22-04-2004)

 

• Lo mejor: Es todo un regalo para el aficionado al género zombi.
• Lo peor: La comparación con la obra de Romero.

 

zoml1

 

Amanecer de los Muertos (2004)

 

Título Original: Dawn of the Dead | Género: Acción / Terror / Drama / Thriller | Nacionalidad: USA | Director: Zack Snyder | Actores: Sarah Polley, Ving Rhames, Jake Weber | Productor: Marc Abraham, Eric Newman, Richard P. Rubinstein | Guión: George A. Romero, James Gunn | Fotografía: Matthew F. Leonetti | Música: Tree Adams, Tyler Bates | Montaje: Niven Howie

 

Sinopsis: Dónde y por qué empezó… NADIE LO SABE. Pasara lo que pasara y empezara como empezara, el caso es que de repente el mundo se ha convertido en una pesadilla viviente: la población del planeta ha sido golpeada por una plaga inexplicable, irremediable y fatal… y los muertos no se quedan muertos. Los pocos supervivientes que quedan se ven acosados por cadáveres hambrientos que buscan saciarse con la carne de los seres vivos.

Tras conseguir escapar de su casa de Wisconsin a la mañana siguiente de la tragedia, Ana Clark (Sarah Polley) se encuentra con un pequeño grupo de supervivientes: el estoico oficial de policía Kenneth (Ving Rhames), el vendedor de equipos electrónicos Michael (Jake Weber), y el duro chico de la calle Andre (Mekhi Phifer) y su embarazada esposa. El grupo busca refugio en una fortaleza típica del final del siglo XX, un centro comercial abandonado.

El mundo exterior se hace cada vez más apocalíptico. Un creciente ejército de zombis en descomposición intenta una y otra vez penetrar en el centro comercial, encontrándose con la resistencia de los supervivientes. A su vez, cada uno de estos alberga sus propios temores y sospechas. Aislados de lo que solía ser el mundo, los ocupantes del centro comercial -casi el último bastión de la humanidad- deben aprender a co-existir entre sí y a utilizar todos los recursos a su alcance para permanecer vivos y, sobre todo, para conservar su humanidad. Cuando el infierno se llene, los muertos caminarán por la Tierra…

 

 

Amanecer de los Muertos (2004)