Freejack (Sin Identidad) (1992)

 

Muérdeme la oreja.

Alex Furlong (Emilio Estévez) es un habilidoso piloto de carreras con una prometedora trayectoria por delante. Las cosas le van muy bien e incluso ha pensado en casarse con su guapa novia Julie (Rene Russo). Pero todo se tuerce durante la carrera más importante de su vida. Furlong sufre un aparatoso accidente (su coche sale volando e impacta contra un panel publicitario –de Nissan– quedando completamente destruido) y fallece. O no, porque justo antes de estrellarse es evacuado de la cabina de su vehículo y transportado dieciocho años hacia el futuro, en concreto al año 2009. Y es que, agarraos bien a la butaca, cazarrecompensas del siglo XXI invaden el presente en busca de nuevos y sanos cuerpos para que millonarios cabrones y moribundos puedan vivir eternamente. Por fortuna, algo sale mal durante la extracción, Furlong despierta y consigue huir, evitando de paso una lobotomía bien jodida. Sin comerlo ni beberlo, el bueno de Alex se ha convertido en un prófugo, en un “freejack”, un recipiente de enorme valor cuyo propietario, el magnate que ha pagado una millonada por su lozano cuerpo, necesita para introducir en él su mente de burgués hijoputa. Con mercancía tan valiosa en juego no faltan perseguidores en busca de una más que posible y suculenta recompensa. Uno de ellos es Vancendak (Mick Jagger), un implacable mercenario, un “bonejacker“, que no descansará hasta atrapar y entregar al hombre del pasado.

Este futuro está chingado. Contaminación, drogas, radioactividad, enfermedades y, sobre todo, un capitalismo salvaje donde las megacorporaciones campan a sus anchas, han construido un mundo distópico espeluznante en el que Alex Furlong aterriza sin paracaídas. Es por eso que los ricachones necesitan carne fresca de una época menos mierdera. En este sentido, la película nos ofrece otro punto de vista sobre los viajes en el tiempo, convertidos aquí en ominosa herramienta al servicio de las élites. El guión es una particular adaptación de “Inmortalidad, Inc.”, novela de Robert Sheckley publicada en 1959. El libreto, escrito por Steven Pressfield, Dan Gilroy (en su primer trabajo profesional) y el mítico Ronald Shusett (productor habitual de cintas de ciencia-ficción, más conocido por haber creado la historia original de “Alien, el Octavo Pasajero” junto a Dan O’Bannon), se deja en el tintero los elementos más jugosos del libro de Sheckley, donde el descubrimiento de la prueba científica de la vida después de la muerte altera el punto de vista de la sociedad acerca del valor, el sentido y la santidad de la vida. La película, por el contrario, establece una trama de tono ciberpunk más centrada en la acción y en una endeble intriga basada en los elementos más básicos del texto original (el viaje de un hombre del presente al futuro y la críptica tecnología que permite preservar la consciencia humana en un “controlador espiritual” durante un breve periodo de tiempo, a la espera de ser transferida a un nuevo cuerpo).

Dirige la cinta Geoff Murphy, realizador neozelandés que formó parte del resurgimiento del cine del país oceánico a finales de los años 70. Tras rodar un puñado de películas en su tierra natal, entre las que se incluye la destacada “Único Superviviente”, Murphy dio el salto a Hollywood para dirigir productos de estudio de segundo nivel (entre ellos “Arma Joven 2”, donde coincidió por primera vez con Emilio Estévez). Más tarde regresaría a Nueva Zelanda para trabajar como director de la segunda unidad de la trilogía de “El Señor de los Anillos”. Volviendo a la cinta que nos ocupa, hay que reconocer que la recreación del futuro de “Freejack” es bastante pocha y se limita a enseñarnos una ciudad de Nueva York con barrios pobres, miserables y en ruinas (similares a los de muchas otras propuestas de este estilo), mientras por sus calles circulan unos vehículos “futuristas” de diseños horribles y colores horteras (mención especial para las tanquetas y los jeeps). La zona rica de la urbe tampoco resulta especialmente llamativa. Desde luego, no es el diseño de producción lo mejor de una película que también cuenta con algunos primitivos efectos visuales generados por computador. La trama se vuelve tediosa por momentos y avanza entre persecuciones y tiroteos cada vez más cansinos. El suspense se reduce a tratar de averiguar la identidad del comprador del cuerpo de Furlong, algo que se ve venir a la legua. Spoilers. Anthony Hopkins es un testimonial y breve villano sin demasiado recorrido, mientras que Rene Russo se mantiene fresca y no envejece nada en dieciocho años (lo que hace el dinero).

Manu Castro (5/10)
@ManuCastroLSO
(21-02-2002)

 

• Lo mejor: El lifting de Rene Russo. Mick Jagger haciendo el chorras. Jonathan Banks.
• Lo peor: Sus 110 minutos se hacen muy cuesta arriba.

 

¿Sabías que…? La película contó con un presupuesto de 30 millones de dólares y apenas recaudó 17 (buena hostia). El papel de Julie Redlund iba a ser interpretado por Linda Fiorentino en un principio, pero debido a problemas de agenda la actriz tuvo que abandonar la producción y Rene Russo fue contratada para reemplazarla. En la cinta aparece un enorme rascacielos, similar al actual One World Trade, situado en el lugar que ocuparon las desaparecidas Torres Gemelas.

 

 

Título Original: Freejack | Género: Acción / Ciencia Ficción | Nacionalidad: USA | Director: Geoff Murphy | Actores: Emilio Estévez, Mick Jagger, Rene Russo | Productor: Stuart Oken, Ronald Shusett, Gary Barber | Guión: Robert Sheckley (novela), Steven Pressfield, Ronald Shusett, Dan Gilroy | Fotografía: Amir M. Mokri, Victor Nelli Jr. | Música: Paul Barker, Jane Child, Trevor Jones | Montaje: Dennis Virkler

 

Sinopsis: Justo antes de sufrir un accidente, el piloto de carreras Alex Furlong (Emilio Estévez) es extraído de la cabina de su monoplaza y transportado al futuro en el año 2009. Está muerto… y luchando por su vida en un mundo extraño que no conoce. Es un prófugo, un “freejack”, con el implacable Vacendak (Mick Jagger) acosándole sin tregua para conseguir una recompensa inimaginable si es capaz de entregarlo. La única persona que puede ayudar a Alex es su antigua novia Julie (Rene Russo), si aún se acuerda de él.

 

 

 

Último visionado: 29/05/2020 (DVD)