2013: Rescate en L.A. (1996)

2013: Rescate en L.A. (1996)

 

Bienvenidos a la raza humana.

Imaginaos un tipo que en 1997 ya estaba de vuelta y media y hasta el culo de todo. Imaginaos una sociedad sometida al fascismo en los noventa, aún más oprimida dieciséis años después (2013). Y por último, imaginaos la peculiar e inimitable carrera cinematográfica de un autor que ya lo ha demostrado todo con anterioridad. De esta interesante combinación surge “2013: Rescate en Los Ángeles”, la única secuela (que no remake) en la filmografía de Carpenter. Hay que remontarse a la década de los ochenta para encontrar el germen de este proyecto en la primigenia forma de un guión –reescrito varías veces– que, por aquel entonces, no terminaba de contentar a Carpenter. Pasaron los años y, tras un par de tropezones (“Memorias de un Hombre Invisible”, “En la Boca del Miedo” y “El Pueblo de los Malditos” no funcionaron bien en taquilla), el de Nueva Jersey reemprendió la escritura del libreto junto a su colaboradora habitual Debra Hill –con quien había ideado “La Noche de Halloween” y “La Niebla”– y Kurt Russell, acreditado por primera vez como guionista –en esta ocasión también ejercería de productor, además de actor–. Había llegado el momento de resucitar al ex-militar tuerto y resentido; un (anti) héroe muy a su pesar, envuelto en una aventura que, en esta ocasión, adquiere los rasgos de una secuela con vocación de remake. Aviso, la reseña puede contener trazas de spoilers.

Bienvenidos al siglo XXI. Los Estados Unidos están gobernados por un fanático religioso que ha trasladado la capital del país a su ciudad natal. Todo está prohibido. Todo. Se impone el corsé de un estado marcial y fascista que oprime y asfixia al pueblo de manera aberrante. El iluminado líder del país de la Coca-Cola vaticina una catástrofe sin precedentes que arrasará la ciudad de Los Ángeles, decadente urbe de perdición que representa la parte más depravada e impida de la nación. Se produce un terremoto de proporciones bíblicas que separa el centro urbano angelino del continente. Convertida en una isla, Los Ángeles, al igual que Manhattan años antes, se trasforma en una prisión de máxima seguridad que alberga a todo aquel que no respeta la estricta moral de la nueva América. A las instalaciones de procesamiento de reclusos llega Serpiente Plissken, quince años más viejo, tres lustros más resentido. De nuevo apresado. De nuevo en manos de un poder corrupto que necesita de sus habilidades para resolver una situación más que delicada. Otra cuenta atrás para salvar el pellejo; esta vez el chantaje llega tras la inoculación de un potente virus que le matará en pocas horas. Misión aceptada.

En esta ocasión el viaje es en submarino nuclear. Arrojado a una letrina contra su voluntad, a las órdenes de un atajo de miserables a los que odia y desprecia sin medida, Plissken tendrá que encontrar un dispositivo llamado “La Espada de Damocles” –una especie de mando a distancia que controla una red de satélites capaz de lanzar potentes impulsos electromagnéticos sobre el planeta–. El aparato en cuestión está en poder de Utopía, la hija díscola del Presidente, que, además, es la novia del revolucionario peruano Cuervo Jones, líder de la Justicia de Mescalito, banda muy chunga que maneja el cotarro en toda la ciudad. La movida es importante. Todo el recorrido sobre la isla del pecado, tan festivo como irónico, está salpicado de escenas y peripecias imposibles; surfear en un tsunami o la mortal partida de baloncesto en el estadio olímpico son sólo un pequeño ejemplo. “Te creía más alto, Serpiente”. Obligado a salvar un mundo que le es completamente ajeno, al que ha dado la espalda hace años y que le importa una puta mierda, Serpiente transita taciturno por un escenario post-apocalíptico cautivador, plagado de autoparodias y referencias al film original.

Una ciudad abarrotada. El elenco está a la altura de tan bizarra aventura. Destaca la presencia de Valeria Golino, Georges Corraface, Bruce Campbell (tras las extrañas facciones del cirujano plástico jefe de Beberly Hills), Peter Fonda, Steve Buscemi, A. J. Langer, Pam Grier (que interpreta a un transexual llamado Robacoches Malone), Peter Jason y Cliff Robertson (el trastornado Presidente). Estos y otros personajes, pueblan un microcosmos de llamativo estilo cyberpunk, que fusiona con acierto la estética de los últimos años de la década de los ochenta con trazos más propios de los noventa. El aroma de serie B se ve refrendado por el diseño digital de ciertos efectos visuales; helicópteros, submarinos y olas se presentan ante nosotros en su versión CGI de saldo. Cierto anacronismo premeditado sobrevuela toda la producción, como si la película no encontrara –o no quisiera encontrar– su lugar en el tiempo. Por todo esto, y mucho más, “2013” es una obra indispensable, una rareza única dirigida por un autor que en esta ocasión parece desubicado –con respecto a la industria si lo está–. Es una pose defensiva, en realidad estamos ante un director que trata de combatir a un medio cada vez más hostil con las rara avis que aún sobreviven en las proximidades de Hollywood; más aún si tienen un plumaje similar al de Carpenter. No puede sorprender a nadie que, al final, Serpiente pulse el botón y se fume un pitillo.

Manu Castro (8/10)
@ManuCastroLSO
(27-12-2001)

 

• Lo mejor: Insuperable cine de aventuras (con las reglas de Bangkok).
• Lo peor: Puede que esta sea la última cabalgada de Plissken.

 

jcar1

 

2013: Rescate en L.A. (1996)

 

Título Original: Escape from L.A. | Género: Acción / Aventuras / Ciencia Ficción | Nacionalidad: USA | Director: John Carpenter | Actores: Kurt Russell, A.J. Langer, Steve Buscemi | Productor: Debra Hill, Kurt Russell | Guión: John Carpenter, Nick Castle, Debra Hill, Kurt Russell | Fotografía: Gary B. Kibbe | Música: John Carpenter, Shirley Walker | Montaje: Edward A. Warschilka

 

Sinopsis: El hombre del ojo tapado ha vuelto, llámale Serpiente. Kurt Russell se une de nuevo a John Carpenter y Debra Hill para hacer con la Gran Naranja lo que ya hicieron con la Gran Manzana en “1997: Rescate en Nueva York”, pero con más emociones y más acción, en un futuro no muy lejano. Serpiente Plissken (Russell) llega a Los Ángeles del año 2013, destruida por un terremoto de 9,6 grados. Su misión: abrirse camino entre las ruinas de L.A. para recuperar un dispositivo que puede acabar con el planeta. No se pierdan la excitación que produce ver a Serpiente surfear por Wilshyre Blvd., esquivar disparos en el Coliseum, bucear entre las bombas del parque temático de Happy Kingdom y mezclarse con la combinación más salvaje de amigos, demonios y enemigos (Stacy Keach, Steve Buscemi, Peter Fonda, George Corraface, Cliff Robertson, Pam Grier y muchos más).

 

 

 

 

 

 

2013: Rescate en L.A. (1996)